martes, 20 de abril de 2010

El proceso del manzano bonsai IV

El otoño y el invierno es época de descanso, por lo que dejo de abonar la planta, aunque tampoco la abono en exceso durante el verano.
Las hojas cambian a un color amarillo precioso que contrasta estupendamente con otras plantas que tengo en casa.
Tengo siempre el bonsai bajo techo y así no sufre las heladas del crudo y frío invierno.
Este año no tengo la suerte de tener un techo donde resguardarlo del sol en verano y de las heladas en invierno a si que le voy a hacer una estructura de madera con una especie de parasol que os enseñaré en próximas entradas.

1 comentario:

Pixi dijo...

Bueno, y qué decir del manzano, está hermosisimo, tiene un aspecto que ni el mejor de los maestros japoneses, jeje.